Cheia de Penas *

Posted: septiembre 8th, 2012 | Author: | Filed under: Sin categoría | Tags: , , , , , , | No Comments »

Algo tienen en común las letras desgarradas de las coplas, los tangos y los fados; algo dicen del carácter y la vida de los pueblos que están detrás de esos sentimientos siempre tan heridos. Canta Dulce Pontes en su Lágrima, tan dulcemente como su nombre: Cheia de penas / Cheia de penas me deito / E com mais penas / Com mais penas me levanto [Llena de penas, llena de penas me acuesto, y con más penas, con más penas me levanto]. Y no se me ocurre mejor imagen para describir la situación que están viviendo nuestros vecinos portugueses desde que fueron rescatados.
Desde 2011, cuando el gobierno se rindió y aceptó el rescate de 78.000 millones cada día se acuestan llenos de pena y se levantan con aún más penas, porque, como en Grecia, parece que con aquel rescate, los recortes sociales que se impusieron y el empobrecimiento general de la población, la troika no tiene suficiente.
Sale ahora el primer ministro Passos Coelho, en horario de máxima audiencia, para comunicar a los portugueses que los trabajadores cotizarán un 7% más (o sea, cobrarán un 7% menos) y las empresas cotizarán a la seguridad social un 5,75% menos por cada trabajador. Ya saben, para crear empleo, dicen, pero es más que probable que dentro de unos meses se anuncien nuevos ajustes y más empobrecimiento para crear el empleo que tampoco crearon estos recortes de ahora.
En España, sin embargo, tenemos mucha suerte porque el presidente Rajoy le hace ojitos a Frau Merkel y la presidenta Aguirre ha conseguido que se instalen casinos y otros reclamos sensuales muy turísticos en el sur de Madrid. Así que todos contentos con el rescate que se nos viene encima
Termina Dulce Ponte: Se eu soubesse / Se eu soubesse que morrendo / Tu me havias / Tu me havias de chorar / Por una lagrima / Por una lagrima tua / Que alegría / Me deixaria matar [Si yo supiera, si yo supiera que muriendo tú me llorarías, por una lágrima, por una lágrima tuya, qué alegría, me dejaría matar].

[Aquí les dejo el vínculo para que escuchen el excelente fado. Que lo disfruten.
http://www.quedeletras.com/letra-cancion-lagrima-bajar-56706/disco-lagrimas/dulce-pontes-lagrima.html ]

* Publicado en ElPlural.com. Tribuna Libre. 10.IX.2012


Lo que importa y lo importante

Posted: mayo 6th, 2012 | Author: | Filed under: Reflexión sobre la actualidad educativa y política | Tags: , , , | No Comments »

De las últimas informaciones políticas parece deducirse que lo que ahora importa es que España quedará fuera del Banco Central Europeo, como era previsible desde hace ya un tiempo. Lo que importa es, pues, la economía y no la política.

Espero que estén ustedes de acuerdo conmigo en que nuestras actuales autoridades políticas y educativas se preocupan cada vez más de lo que importa y mucho menos, o casi nada, de lo que es importante. Porque estos ‘personajes’ siempre van a lo inmediato y sensible. Por eso, en los retiros de los viernes -siempre son de dolores, incluso sin cuaresma- cumplen con su ya amenaza crónica de establecer nuevas reformas, y ante las huelgas y protestas de la ciudadanía sólo blanden la única afirmación posible: no hay otro remedio, es necesario, a nosotros tampoco nos gustan, pero la herencia es el baldón que se cierne sobre nuestras cabezas y durará tiempo todavía. Están hechos todos unos personajes. Repasemos las actuaciones de algunos de ellos.

 El primero de tales personajes es por derecho propio Esperanzas Aguirre, la ultraliberal cañí y chulapona. Fue la primera que la emprendió con la educación en la Comunidad de Madrid y ha ido machacándola, sin piedad, con la tijera de los recortes. Se ha enfrentado con profesorado, sindicatos, padres y alumnos de la Enseñanza Secundaria. Anteriormente, lo había hecho con las Universidades públicas de Madrid, especialmente con algunos de sus rectores.

Últimamente, Aguirre ha amenazado con la peregrina idea de insumisión, si no la dejan contratar a profesores nativos de inglés. Ante la pregunta de un periodista sobre esto al ministro Wert, éste lanzó un pase torero, riendo, y dijo que alcanzarían un acuerdo. Veremos si llega la sangre al río.

 

A lo que sí llegaremos en Madrid es al peaje por las autovías y así Aguirre volverá a ser el ariete situado en primera línea, aunque el tema no figure en la agenda presidencial.

Otro de los personajes es Wert, al que Aguirre ha ido marcando el paso. Llegan ahora los recortes en educación con más horas lectivas al profesorado, aumento de un 20% de la ratio alumnos/aula, toques en la Selectividad, un año más de bachillerato, un desacuerdo con la titulación en ESO por el “agujero” de poder titularse con algunas materias suspendidas. Wert entra como elefante en cacharrería. En la rueda de prensa sobre las medidas en educación no universitaria se despachó con que la Ley Orgánica de Educación (la actual LOE) estableció una ratio de 25 alumnos en Primaria, 30 en Secundaria obligatoria y 35 en Bachillerato. Esta última apreciación es una falsedad. El artículo 157,1, a sólo se refiere a Primaria y Secundaria obligatoria, indicando el número máximo anterior, pero no dice nada del Bachillerato. Añadió, además, la autorización de un 10% más de incremento del número, lo que aparece en el artículo 87,2, es cierto, sólo que con el matiz de que esto es “para atender necesidades inmediatas de escolarización del alumnado de incorporación tardía”. El ministro no conoce la ley o la tergiversa con intención perversa. La interpretación no es inocente, ya que un 20% de 30 da 36 alumnos como máximo, mientras que 35 dan 42 y otros 3,5 si se añade el 10%, es decir, 45,5. Total nada. Todo esto, ¿a cambio de que? De garantizar la “calidad y eficiencia del sistema educativo”. Todo ello se sintetiza en “racionalización del gasto público en el ámbito educativo”. El eufemismo de la racionalización es un poco fuerte. Pero chitón, porque al propio gobierno no le gustan estas medidas restrictivas, que, sin embargo, se ven obligados a tomar. Así que ratios, jornada electiva, sustitución de profesores ya se han modificado por Decreto-ley (BOE, 21 abril 2012). No se ha hecho más que empezar. No borrará el nombre de “Educación para la ciudadanía”, porque está incluida en una ley orgánica, pero cambiarán los contenidos el próximo curso por Decreto-ley. En cuanto a la titulación de ESO, Wert matizó luego lo del “agujero”, porque lo que quería es distinguir entre los que pasan con todo aprobado y los que lo hacen. Que nadie se moleste, por favor. 

¿A quién se le ha ocurrido que austeridad sea igual a recortes? Pues a nuestros sabios gobernantes, sólo que lo que importa no es necesariamente lo importante, aunque, a base de falseamientos, acabaremos creyendo que es verdad lo que es realmente mentira. Es el concepto clásico de ideología, cuyo fin es ocultar las contradicciones reales, por más que estos ultraliberales sólo hablen de transparencia, aunque, dado que los pobres mortales seguimos sin entenderlo, prometen llamar al pan, pan, y al vino, vino, aunque esto no produzca rigor (Sáenz dixit). Lo que importa son los eufemismos, acompañados de un alto grado de petulancia para aparentar la más firme seguridad en los pasos que se van dando. “El Estado se basta y sobra para verificar la disolución y al desarme de una banda terrorista…”, dice otro personaje ministerial. Es suficiente con la policía…, bueno, pero lo importante será buscar una cultura de paz, ¿no? Parece que lo importante sería que cicatrizaran las heridas, pero, quizás, hay quien desea mantenerlas abiertas, no vaya a ser que alguien se quede sin función.

Los recortes en la investigación científica no son otra cosa más que poner puertas al campo de la ciencia. Con lo que ha costado hacer ciencia española, como quería Ortega, y ahora las restricciones la harán retroceder nuevamente hasta sus comienzos de sudor y lágrimas. ¿Querrán destruirnos los dioses y por eso nos están volviendo locos? Tenemos terror ante Europa y no nos importa proyectar en ella baja calidad de nuestra cultura, desastrosa organización y rendimiento de nuestra enseñanza secundaria y pobreza intelectual de nuestros profesores (hay que incorporar a extranjeros necesariamente, exigen algunos), así como la situación de la mayoría de nuestras universidades, carentes de excelencia. Y atención, si hay algo bueno, pongamos la sanidad, por ejemplo, lo mejor sería privatizarla, no vaya a ser que el sistema público acabe destruyéndola, al no poder gestionarla por falta de recursos.

¿Cuándo lo importante será verdaderamente lo que importa? Quizás cuando ya no tenga remedio. Otra vez se hace presente el problema de España, hoy más agrandado, si cabe. Es verdad que “hay tantas realidades como puntos de vista” (Ortega). Yo, modestamente, he expuesto aquí el mío.

Julián Arroyo

Ilustraciones: labaladadeltahur. wordpress. com; Forges, en El País 5/05/2012; periodistas-es.org