¿Para qué sirve la cultura?

Posted: agosto 21st, 2013 | Author: | Filed under: Reflexión sobre la actualidad educativa y política | Tags: , , , , , , | No Comments »

La serie de borricadas que han dicho o hecho la mayoría de los miembros del actual gobierno está consiguiendo que ya apenas deje de sorprender una más. Se han propuesto acabar con la educación, la sanidad, la ciencia y también la cultura. Y en ello se encuentran empeñados y avanzando un poco más cada día. Más de uno acaba, finalmente, preguntándose qué les queda por destrozar aún.Publico412PUBLICO19AGOSTO2013 ALFONSLOPEZ Eso sí, siempre buscan excusas para autojustificarse, aunque todas ellas sinergicen en un centro común: salvar a España de la crisis. Es decir, que, aunque destruyamos prácticamente todo lo que habíamos conseguido con imagesEUROPAPRESSlos esfuerzos de todos en muchos años de historia, acabaremos saliendo de la crisis gracias a las energías de este gobierno. Ha sido costumbre utilizar a George Orwell para plantear la más dura crítica a orientaciones que se tachan de totalitarias con enfoques de tradición izquierdista. Mire usted por dónde, Orwell tiene también una frase que resulta diáfana para los gobernantes que escudan sus acciones en mentiras ocultas, que van saliendo a la luz hasta hacer daño a nuestros ojos. Orwell escribió que “en épocas de mentiras, contar la verdad es un acto revolucionario”. Es eso precisamente lo que quiero hacer aquí, contar la verdad. Parece que todos han adoptado este lema. “Quiero que se sepa toda la verdad”, declaraba recientemente la ministra Ana Pastor sobre el desgraciado accidente ferroviario de Santiago de Compostela. Podrían decirnos también la verdad sobre el ministro de educación, cultura y deportes, que está destrozando la educación, que no soporta a la gente culta y que no pone ningún interés en favorecer a los deportistas que ganan medallas. La verdad: ¿para qué le necesitamos? El pasado mes de julio se20minutos.es permitió embestir contra los grupos parlamentarios que le pedían la retirada de la LOMCE: “¿Debo entender, señorías, que el ejercicio de ignorancia palmaria sobre el contenido de la ley que han exhibido la mayor parte de los oradores obedece a la pereza mental y falta de deseo…? [no pudo continuar por las protestas]. ¿Quién ha visto mayor arrogancia de una persona tan sobrada que trata de acabar hasta con la misma expresión crítica por medio de insultos? 1376839325_704727_1376839409_noticia_normalELPAIS19AGOSTO2013

En el caso de la cultura, desde el primero de septiembre del año anterior el IVA ha pasado del 8% al 21% para las producciones culturales. Para explicar una subida tan brutal un portavoz de Hacienda tacha algunas de las actividades culturales de “entretenimiento”, por ejemplo, el cine y el teatro. Wert da un paso más en su osadía y lo ejemplifica con un cuaderno que puede utilizar tanto un niño como un arquitecto. Parece una memez sin sentido común, aunque no creo que sean puras estupideces lo que dicen los ministros, sino que hay un interés oculto, que acabará desvelándose, cuando deje de imperar el cinismo, pero que ya se perfila con claridad: el único afán es recaudar, húndase lo que se hunda. La terquedad es la única que permanece. Como dice con buen humor inglés este otro: “El infierno se congelará antes de que Gibraltar retire los bloques”.

¿Qué sentido tiene ir contra la cultura? Sólo uno: considerarla como una mercancía, un bien de consumo que se compra, un espacio de ocio para descansar y relajarse. No conviene dejar que se lean muchos libros, no sea que alguno nos insufle el virus de querer cambiar la realidad en la que vivimos. No faltaba más que nos impulsara a cosas como éstas la dichosa cultura, y todavía más la filosófica. Parece que lo único importante es embrutecer cada vez más al país. Dejemos de considerar el embelesamiento de quienes salen entusiasmados de la exposición de Dalí, de quienes disfrutan de la naturaleza en estado puro ante los fiordos de Noruega, de quienes bailan gozosos con Singuin in the rain, o se extasían con Goya, con el Bosco, con la gastronomía, o con una catedral gótica. wert-ley-j-r-mora

El cultivo de la mente nos ha ido elevando de bárbaros a humanos. Hemos pasado del cultivo de los campos o de los ganados, que esto era originalmente cultura, cultus, como se ve en agricultura, apicultura, etc., hasta aspirar en el siglo XVIII al cultivo del espíritu. Todo este conocimiento ha sido acumulado por la humanidad para poder transmitirlo hasta la actualidad. La cultura, pues, nos identifica con los seres humanos, constituye nuestra propia identidad de especie humana. Según M. Harris cultura es el “estilo de vida total, socialmente adquirido, de un grupo de personas, que incluye los modos pautados y recurrentes del pensar, sentir y actuar”. Pues, en el fondo, con esto quieren acabar también, y con todo.untitled Penalizar la cultura es un disparate, porque lo que debe hacer un Estado democrático es incentivarla para facilitar el trabajo de los que empiezan. Cada vez estamos más desnudos. En esto no seguimos a Europa, que sabe que este enfoque es contraproducente para la cultura. Lo que importa es castigar a los que critican para que vayan aprendiendo, aunque tomemos así la parte por el todo. Todo queda justificado con tal de reducir el déficit, caiga quien caiga. No sé si están ciegos, pero sí que se encuentran demasiado miopes. En cambio, por esto no pagarán sólo los responsables directos, sino todos nosotros.

Julián Arroyo Pomeda

 Ilustraciones: Público digital.es; Europa Press; Wert en el Congreso, 20 Minutos.es; Forges, El País 9 agosto 2013; Reforma educativa, j-r-mora; Davidhammmerstein.com

 


La otra “nota de corte” *

Posted: junio 22nd, 2013 | Author: | Filed under: Sin categoría | Tags: , , | No Comments »

IMG_3990Van saliendo estos días las notas de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), o sea, de la selectividad, y andan los medios y la red facilitando información sobre las notas de corte de las titulaciones de las distintas universidades de cada distrito. Son las notas mínimas que el curso pasado se necesitaron para acceder a cada carrera en concreto, de manera que lo que se publica no es la nota de este curso que viene (que se sabrá cuando termine todo el proceso de matriculación). Sirven, eso sí, para que los estudiantes puedan tener una aproximación sensata de lo que podrían necesitar para estudiar lo que les gustaría.

Si algo selecciona esta selectividad es quién estudia qué según su calificación. La criba está antes y mucho antes: antes, porque en torno a un 50% de los alumnos no aprueba en mayo el 2º curso de bachillerato, y un porcentaje muy elevado necesita al menos tres años -algunos, los cuatro permitidos- para superar los dos cursos; y mucho antes porque al bachillerato no llegan todos los que abandonan el sistema al terminar -o incluso sin terminar- la ESO. Así que quienes han llegado hasta aquí han hecho un esfuerzo notable.

Este año, sin embargo, hay además otra nota de corte mucho más dramática y dolorosa: la que marca el importe de las matrículas y la dificultad de obtener alguna beca. Esa nota de corte dejará fuera por motivos económicos, y no académicos, a un número que jamás sabremos de alumnos y alumnas mientras que otros, con menos méritos pero con más cash, accederán sin problema. Pero los neoliberales de turno hablan y se llenan la boca hablando de meritocracia, de cultura del esfuerzo, de excelencia. Sería más decente que hablaran a las claras de tener pasta y se dejaran de cuentos.

 

* Publicado en elplural.com Opinión. Tribuna Libre. 24.06.2013


“El genio maligno cartesiano”

Posted: enero 23rd, 2012 | Author: | Filed under: Bitácora | Tags: , , , | No Comments »

He escuchado a un compañero que cuando a los alumnos de 2º de bachillerato se les explica la hipótesis cartesiana del genio maligno, surge en ellos cierto desconcierto. Piensan que ese razonamiento de Descartes no deja de ser una ingenuidad.
Sin embargo, si profundizamos en el tema, vemos que no iba Descartes muy descaminado. La vida es un contínuo desengaño. El desengaño de “los reyes magos”, el del amor platónico de la adolescencia, el de la pérdida de los amigos del colegio al llegar a la universidad, el de la traición de un amigo, las crisis en el matrimonio, la muerte de ese ser querido, el despido en el peor momento, etc.
Pero y si llevamos esto del desengaño a un nivel más global, podríamos hablar de: el desengaño de “la democracia como gobierno del pueblo”, el desengaño de los bancos como lugares donde el dinero crece, el desengaño de ver a los políticos en el banquillo de los acusados, el desengaño de la crisis de la sociedad del bienestar, etc.
Como vemos no iba tan descaminado Descartes.
Si en la década de los 80 asistimos a la muerte de la ideología marxista. ¿Quizá estemos asistiendo a la muerte de “la otra gran ideología”? ¿A la muerte del capitalismo?

Pregunto entonces:
¿Esta crisis es sólo económica? ¿O es algo más? Quizá la crisis de la economía sea el detonante de una “gran insatisfacción”, de un gran desengaño…
Manolo