Orovio, Rodríguez y el del 1,76

Posted: julio 6th, 2013 | Author: | Filed under: Reflexión sobre la actualidad educativa y política | Tags: , , , , , | No Comments »

IMG_4102

En 1875 Manuel Orovio era Ministro de Fomento que incluía entonces la Instrucción Pública, o sea, lo que hoy entendemos como Ministerio de Educación. Aristócrata católico, escandalizado por la libertad de cátedra en la Universidad, en vigor desde 1868, y defensor fiel de la monarquía (y del monarca, Alfonso XII) promovió un Real Decreto y firmó una conocidísima Circular, prohibiendo cualquier enseñanza contraria a la fe católica y a la monarquía, que, más allá, terminó con la expulsión de sus cátedras de Nicolás Salmerón, Giner de los Ríos, Gumersindo Azcárate, etc. (y la dimisión solidaria de Castelar, Montero Ríos, etc.). La Circular fue derogada en 1881, cuando ya todos conocían al ultracatólico ministro como el ministro Oprobio.

En octubre de 1973 yo debería haber comenzado mi primer curso en la Facultad de Filosofía de la Autónoma de Madrid, pero lo comencé en enero de 1974. No porque yo quisiera, sino porque en junio del 73 fue nombrado ministro de Educación y Ciencia el Rector de la UAM, y catedrático de cristalografía, Julio Rodríguez, hombre piadoso y fiel al régimen del dictador. Seis meses después de ser nombrado, en enero del 74, fue cesado. El rumor decía que porque había sido nombrado por error (el candidato, decía el rumor, era el Rector, sí, pero de la Complutense, Muñoz Alonso, y no éste), pero sin duda que algo debió pesar en su cese que fuese quien impuso el calendario juliano, que me toco vivir: ajustar el año académico al año natural, de manera que el curso empezara en enero -como así ocurrió- y terminara en diciembre -como no ocurrió, porque una vez cesado se volvió al calendario tradicional y el curso acabó en junio-. La ocurrencia a él le costó el sillón y a nosotros un trimestre.

Y como no hay dos sin tres, ahora gozamos de los talentos del ministro peor valorado del Gobierno, el del 1,76 (a la espera de saber qué nota ha sacado en junio), el tertuliano que ahora dice que cuando deje el ministerio de educación no seguirá en política, como si los prejuicios de barrio y el olor a sacristía de parroquia tuvieran algo que ver con la política (con la política en serio, quiero decir). Se queja el que todavía sigue en política -no, a día de hoy aún no le ha cesado el invisible Rajoy- de que en los últimos meses ha dedicado el 60% de su tiempo a deshacer prejuicios, malinterpretaciones y desconocimientos, pero resulta que no se refiere a los suyos. Vaya.

http://alomosdeunapantera.blogspot.com.es/


Da vergüenza que sea Ministro

Posted: junio 25th, 2013 | Author: | Filed under: Sin categoría | Tags: , , , , , , | 1 Comment »
CAM00258B
Ya está bien la broma. Desde hoy entenderé que el responsable de lo que está ocurriendo con la nueva ley de educación, la LOMCE, es el invisible Rajoy, no el que era tertuliano y ahora el BOE dice que es ministro de Educación, ese tal Wert que parece encantado de ser el don Tancredo del Gobierno. Pero se acabó. Si sigue en el Gobierno no es porque no dimita -que no dimite aunque sea el ministro peor valorado en las encuestas del CIS: en mayo, sacó un ¡¡1,76!!- sino porque el Presidente del Gobierno, el invisible Rajoy, que es quien le nombró no le cesa ni parece que tanga intención de hacerlo. Y lo mismo hago extensivo a Sanidad, Justicia y Empleo, a la piadosa Báñez, al fiscal de mujeres Gallardón y a Mato, tan viajera. Así que se terminó: el responsable es el que no hace nada y les mantiene en el cargo.
La última de ese del 1,76 ha sido cuestionar que deba seguir el la Universidad quien no llegue a sacar un 6,50 de media y se preguntsi es lógico que además de pagarles los estudios les paguemos por estudiar. La pregunta, en sí misma es bastante repugnante. Si viene de un universitario, más repugnante. Si viene de un miembro del Gobierno, aún más. Si viene de quien ocupa el despacho de ministro de educación (así, en minúsculas) es absolutamente repugnante y nociva para los intereses de España.
Cualquier docente sabe que las notas indican poco; que notas brillantes no garantizan futuros brillantes; que se puede ser muy sobresaliente en los estudios y muy deficiente en el trabajo, como puede verse en éste pilarista venido a menos cuando creía haber llegado a más. Indigna, indigna mucho que este tipo, y quien le mantiene en el cargo, defienda más su ideología que la educación de los españoles queriendo plasmar en el BOE sus prejuicios de barrio y quién sabe si no sus frustraciones. Por eso es urgente que el invisible, que fue Ministro de Educación, le eche del Gobierno y vuelva a sus negocios privados. Da vergüenza que sea Ministro.
http://alomosdeunapantera.blogspot.com.es/

Educación para la Competitividad

Posted: septiembre 23rd, 2012 | Author: | Filed under: Sin categoría | Tags: , , , , , , , , | No Comments »

La derecha española más rancia y extrema, esa que Umbral llamaba la derechona, tiene un concepto muy particular de lo que es y de lo que no es ideología: es ideología cualquier idea que no coincida con las suyas, que no son ideológicas, sino el mismísimo sentido común. Por eso la gente de derechas siempre habla con tanta desfachatez y tanto descaro.
El tertuliano/ministro Wert acaba de presentar el Anteproyecto de la LOMCE (la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa) que pretende sustituir a la LOE en vigor. Y ya desde las primeras líneas el texto deja claro por dónde van los tiros. Lean, porque es literal: La educación es el motor que promueve la competitividad de la economía y el nivel de prosperidad de un país. Así empieza la Ley; ésas son sus primeras palabras.
Pensábamos que la educación tenía por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana, como dice nuestra Constitución (y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por cierto), pero no, su objeto es impulsar la competitividad. Pensábamos que la educación es el motor de la movilidad e igualación social, pero no, a lo que mueve es a ser competitivos. Pensábamos que la educación debía ser la base de la cohesión y la inclusión social de todos sin discriminación alguna, pero estábamos confundidos, porque su verdadero sentido es hacer mano de obra más competitiva.
Apenas unos renglones más abajo, no se lo pierdan, dice textualmente el anteproyecto: es necesaria una reforma del sistema educativo que huya de los debates ideológicos […]. Es necesaria una reforma sensata, práctica, que permita desarrollar al máximo el potencial de cada alumno (en masculino genérico, ya saben). Sensata y no ideológica. Tan sensata y tan neutral ideológicamente que asume gustosamente el fundamentalismo neoliberal del gobierno de Rajoy, tan práctico, y que tan sensatamente disfrutamos.
Y todo el mundo sabe que reducir la cuota autonómica del currículo, o que adelantar la elección de itinerarios a los 14 años, o que suprimir la Educación Ético-Cívica de 4º de ESO, o que asegurar que los colegios que separan a las niñas de los niños (la escuela segregada, ya saben) podrán ser financiados con fondos públicos, etc. tampoco es ideológico, porque las cosas tienen que ser como tienen que ser.