A Luis Gómez Llorente *

Posted: octubre 6th, 2012 | Author: | Filed under: Sin categoría | Tags: , , , | 1 Comment »

Se nos ha muerto esta pasada madrugada Luis Gómez Llorente y si nos preguntaran por él a todos los que le tratamos seguro que palabras como integridad, honradez, coherencia, bondad austeridad se repetirían constantemente para referirnos a su modo más propio de ser. En sentido machadiano fue un hombre bueno, un intelectual de izquierdas honesto con el socialismo y consigo mismo.

Sobre todo fue profesor. Profesor de Filosofía, primero en la enseñanza privada, luego en la pública, en aquel edificio monstruoso del CEI de Alcalá de Henares y, hasta su jubilación, en el IES Virgen de la Paloma. Profesor de sus alumnos y maestro de muchos de nosotros, compañeros de profesión y de inquietudes.

O quizá sobre todo fue un militante de las organizaciones socialistas, el PSOE y la UGT, de la fete, la federación de trabajadores de la enseñanza. Y un estudioso del socialismo y del movimiento obrero. O más bien, sobre todo, fue un pablista, un admirador profundo de la obra y el ejemplo moral de Pablo Iglesias, de quien se sentía heredero. O es posible que, sobre todo, fuese un político cabal capaz de enfrentarse al mismísimo Felipe González cuando éste desvinculó al PSOE del marxismo metodológico originario, y, a la vez, perfectamente capaz de renunciar a los fastos de la política Institucional, aunque no a la actividad política. O, quién sabe, puede que sobre todo sea el cofundador de Izquierda Socialista como corriente de opinión, o el promotor de los movimientos de renovación pedagógica, o el vicepresidente del Congreso de los Diputados en la primera legislatura democrática de aquellas cortes que se vivieron como constituyentes, o el coautor del preámbulo de la Constitución, o de aquella LOE ejemplar, o el defensor de la libertad como emancipación y del laicismo más tolerante. O puede ser que sobre todo fuera el escritor pulcro y minucioso de libros y artículos de finura y agudeza envidiables; o tal vez…

Hace un rato, en el Tanatorio de Tres Cantos, familia, amigos y compañeros nos hemos juntado para despedirle con el mayor respeto y la mayor admiración, con cariño, con mucho cariño. Entre tantos, no solo había socialistas -de todos los colores, aunque mayormente de izquierda-. Había políticos y ex políticos de la derecha. Y profesores. Todos juntos.

Se nos ha muerto, pocos días después que su gran amigo Peces-Barba, y nos deja a todos un poco huérfanos intelectualmente: no está el país sobrado de sabios y se nos ha muerto uno. Y otra vez tengo que escribir la despedida del amigo a quien admiro: sit terra tibi levis, Luis, profesor, amigo.

* Publicado en ElPlural.com. Tribuna Libre. 8.X.2012

 


DECIR, SIN DECIR, DICIENDO

Posted: junio 19th, 2012 | Author: | Filed under: Reflexión sobre la actualidad educativa y política | Tags: , , , , | No Comments »

Llegó con la caída de la tarde, en un día de la primavera del Valle; llegó solo, enfundado en su traje negro de rigor, el que le mereció el apelativo del uomo, nada que ver con la última vez que pisó suelo tinerfeño, acompañado por su escolta y oculto tras los cristales oscuros del coche oficial de ministro. Era una reunión de amigos, de docentes; con un público entregado a la palabra del catedrático de Metafísica, y por expreso deseo de conferenciante y organización, definida en un espacio cuasi privado donde los medios no tenían permiso para preguntar. La convocatoria la realizó el mismo PSOE: el exministro no concedería ruedas de prensa ni entrevistas. Gabilondo desgranó, pacientemente, sus referencias filosóficas para ilustrar su idea de la educación y de la palabra sometida a este ámbito. Así fue que aludió al mito de la caverna de Platón, y mostró cómo la realidad no se encuentra en las sombras producidas por la entrada de la luz en la caverna, ni tampoco cuando uno sale de ésta y se deslumbra por el brillo de la intensa luz del día, que produce chiribitas, sino que, muy al contrario, la realidad es un ejercicio de ida y vuelta de la caverna a la luz del día, es decir, la dialéctica. La dialéctica como un camino ascendente y descendente de forma que la realidad se perfecciona con el análisis, saliendo así del pensamiento mítico platónico para transitar por la senda de la razón propia del hombre moderno. Ese mismo hombre moderno que requiere un ejercicio de conciencia para hacerse sujeto político y asumir las consecuencias de sus actos. Es el orientarse en el pensamiento que tan magníficamente nos describe Kant, eliminando las sombras, que no son más que copias imperfectas del mundo ideal, que nace y muere con Platón. Gabilondo se despide de nosotros ofreciendo dos palabras, una de ellas más parecería un imperativo categórico: “Sed elegantes”, o lo que es lo mismo, “sabed elegir”, y es que para el señor Gabilondo la ciudadanía española supo elegir y eligió en libertad, y las elecciones en libertad son siempre acertadas. Éste es un principio democrático que hay que aceptar sin fisuras: la elección de la población es acertada en democracia. Fueron acertadas las decisiones de la ciudadanía en 1977, en 1982, en 2004, y también en 2011, y ahora toca asumir con autocrítica y honda reflexión las consecuencias de éstas. Éstas no se pueden analizar sin el tan necesario alejamiento de la vida pública por parte de los que fueron responsables de las acciones políticas contemporáneas. La otra palabra que nos regaló Gabilondo fue la última palabra del Quijote: “Vale”, del epistolario latino de Cicerón, un saludo de despedida amistosa, un deseo de felicidad, de que nos vaya bien, es decir: una vez que hemos elegido, se congratula con la ciudadanía y la emplaza, sin resquemor, a que en las próximas elecciones elija mejor. Un decir, sin decir, diciendo señor Gabilondo.