Torpezas y mentiras que amamos tanto

Posted: agosto 7th, 2013 | Author: | Filed under: Reflexión sobre la actualidad educativa y política | Tags: , , , | No Comments »

 

Acaban de suceder dos nuevos incidentes diplomáticos entre Marruecos, Gran Bretaña y España. Parece que nos vamos acostumbrando ya a esta clase de cosas, que, generalmente, no pasan de ser puro humo y simple retórica, dado que no se resuelve nunca nada del contenido denunciado, salvo poner de manifiesto las torpezas de rigor y los desmentidos mentirosos de una y otra parte.

Sin embargo, si esto se acabara convirtiendo en una manera de gobernar, bastaría para  deslegitimar cualquier actuación oficial, como se quiere poner de manifiesto en lo que sigue. 2013070112322840774EFE 2011

Con Marruecos se llevaban varias semanas tratando el asunto de los presos españoles y, explícitamente, desde el viaje del rey de España a ese país, el día 15 julio. Pues bien, es el 31 julio cuando Mohammed VI sorprende a la casa real española indultando a 48 presos. Inmediatamente, el rey Juan Carlos agradeció el gesto, considerándolo “una muestra singular de amistad entre los dos pueblos”. Así pues, éxito total para ambos monarcas, así como para los gobiernos de los respectivos países.

Así estaban las cosas, cuando el 2 agosto nos enteramos de que uno de los presos indultados, justo el número 48 de la lista, era un pederasta, que fue condenado a 30 años en 2011 por haber abusado de 11 menores. Gran protesta en Marruecos con una considerable tensión en las calles. Sólo entonces, Mohammed VI saca un comunicado y anula el indulto a Daniel Galván Villa. Además, cesa al director de prisiones, Hafez Benhacham.

Las explicaciones autojustificativas tampoco se hacen esperar. El rey de Marruecos declara que no fue informado de los delitos del pederasta. La confianza en los ministros de su gobierno debe ser entonces ciega y éstos tienen que pensar, a su vez, que el rey no se va a enterar tampoco de lo que pasa. Es una decisión sorprendente, en el mejor de los casos, y, desde luego, de una irresponsabilidad absoluta. Parece que gobernar es como un juego de niños, en el que la diversión está garantizada. En cualquier caso, el rey es dueño de la vida y de la muerte de los súbditos del reino, así que, si quiere indultar, siempre está en su derecho. Además, con ello muestra lo misericordioso que es en la Fiesta Nacional del Trono.

Las autojustificación españolas no son tan solemnes, pero sí mucho más chuscas e, incluso, mentirosas. Lo primero es dejar claro que el rey Juan Carlos no pidió ninguna “medida de gracia”, lo que corresponde únicamente al rey de Marruecos. Por parte del gobierno, las primeras declaraciones fueron para decir que no había participado en el hecho, lo que ha resultado falso. Claro está que esto pondría en una situación difícil a Marruecos, por lo que se iniciaron las componendas. No había participado el gobierno de España, pero la embajada española en Marruecos presentó dos listas, una con 30 nombres para ser trasladados a España con objeto de cumplir aquí la condena, y otra con 18 para ser indultados. Marruecos fusionó ambas listas, aquí está el error. En cambio, las autoridades españolas se apresuraron a tener listos los documentos oficiales para Galván, ¿cómo explicar esto? galván conducidp a la audienciaEL PAIS7AGOSTO

 Todavía más. La embajada española preparó las listas para beneficiar a los infractores de delitos menores y que estuvieran a punto de cumplir las penas. Estar condenado a 30 años y haber cumplido apenas dos de ellos, como es el caso de Galván, contradice los dos conceptos anteriores. Algo tuvo que pasar aquí, esto no es justificación y las dos partes serán responsables. De no haberse producido una gran tensión en Marruecos, que fue reprimida contundentemente, claro está, nada había pasado. protestas-marruecos--644x362REUTERS

Incluso el embajador español en Rabat, Alberto Navarro, confirmó que las dos listas fueron chequeadas por el ministerio de Asuntos Exteriores de España, pero el ministro Margallo no tiene ninguna duda de su buen hacer. Quien no se avergüence es porque carece de vergüenza, sin duda. Hasta se permitió decir el ministro que la lista fue elaborada por las autoridades de Marruecos y el ministro de Justicia marroquí se lavó las manos, porque esto fue una decisión real. Alguien está mintiendo crudamente y con desfachatez. Mientras que en Marruecos ha habido un cese, al menos, aquí nadie se ha inmutado, poniendo en evidencia el más torpe de los ridículos y la existencia de irresponsabilidad en una democracia, con una serie de explicaciones bastante confusas y nada claras. fotonoticia_20130804100422_500MARGALLOEPRESS

 A la vista de lo anterior, no me extraña que se haya dicho que el ministro Margallo se ha metido en otro huerto para tapar, quizás, la vergonzosa y mentirosa acción descrita. Y lo ha hecho, claro, con una de sus frases graciosas, que “se ha terminado recreo para Gibraltar”. En su presentación ante la Unión Europea, al comienzo de su nombramiento de ministro, espetó a su colega conservador, Charles Tannok aquello de “Gibraltar español”. Dicen que fue en tono de chanza, aunque también cabría pensar que él mismo confesaba que poco más que esto podría hacer en su gestión ministerial, pero siempre es una carta de la que poder tirar en el momento oportuno, aunque algunos pensaran si este sentimiento patriótico iba en serio y Margallo meditaba cómo plantear a Londres el contencioso nunca resuelto. También podría ser un puro fuego de artificio. 20130804054933 PASAPORTES

 Ahora bien, García Margallo queda otra vez en evidencia con sus manejos torpes. El asunto se hay reiniciado ante el hecho consumado de que el gobierno ha Gibraltar ha lanzado bloques de hormigón con pinchos de más de una tonelada a la zona del mar en la que los pescadores españoles trabajan en un banco de peces para impedir así faenar allí en el futuro. Lo primero que hace Margallo es negar que su actuación tuviera esto como base. Dice que España tiene obligación, por legislación comunitaria, de: a) efectuar controles en la verja cuando lo considere necesario, b) que está obligado a velar por la protección medioambiental, c) que se pasan miles de cajas de tabaco de contrabando, d) que debe hacer cumplir la normativa fiscal sobre evasión de capitales y propiedades gibraltareñas en Andalucía, mientras pagan sus impuestos en Gibraltar, etcétera. images cepsa san roque

 Como se ve, Margallo ha sido hasta hoy un profesor-coleguita, que ha mantenido a los alumnos en el recreo, sin impartirles ni una sola clase. Si el ministro conocía el contrabando, las evasiones fiscales, las violencias medioambientales y todo lo demás, ¿por qué ha dejado ya más de un año de recreo? Es un ministro que confiesa que no ha hecho cumplir la ley y que no ha querido darse por enterado con gravísima irresponsabilidad. O puede que no haya podido hacer más que bravatas. ¿Por qué no nos aclara si en el negocio del bunkering para repostar la materia que necesitan los barcos su colega Arias Cañete es uno de los accionistas importantes, por ejemplo? A ver si resulta que también aquí todo se queda en casa. Claro que siempre cabe decir que la culpa es del gobierno anterior, y a mí que me registre.

El gobierno británico no tarda en actuar de forma directa. El premier Cameron manifiesta su preocupación por el caso y Bruselas no hace oídos sordos a esta queja. También es convocado el embajador español en Londres. Trillo es un hombre de suerte, está de vacaciones, por lo que acude Ramón Gandaria, su número dos. En cambio, el gobierno español no hace lo propio, convocar al embajador británico en Madrid. ¿Por qué? Lo habrá ponderado García Margallo en sus pensamientos más recónditos. Nuevo encuentro ayer, día seis, en Madrid de representantes de los dos países. Gonzalo de Benito, secretario de Estado de Exteriores, repite al embajador británico en España, Giles Paxman, las razones conocidas, mientras que un automóvil con matrícula de Gibraltar desobedece las órdenes de un guardia civil, que intenta pararle, le arrolla y huye velozmente. En el coche había tabaco de contrabando, pero no han capturado todavía al conductor. Tampoco reacciona el ministro de Exteriores, ningún comentario, pero se muestra firme en la actuación prevista y diseñada, aunque sigue sin hacer cumplir la ley por más que se haya acabado ya el recreo. ¿Está seguro ministro? Habrá que estar pendientes con mucho cuidado y atención de los próximos acontecimientos.

 Ilustraciones:

El monarca español y marroquí, foto de 2011; Daniel Galván conducido a la Audiencia, El País; Manifestación de protesta en Marruecos por el indulto al pederasta Galván, Reuters; García Margallo, Europa Press; Controles en Gibraltar; Refinería CEPSA de Gibraltar, teleprensa. es.

Julián Arroyo



Leave a Reply

  • *